Acompañar en procesos educativos es un trabajo precioso, a la vez que importante y lleno de intensidad.

Es por eso, que queremos dedicar un espacio y reflexión al autocuidado. ¿Identificas bien qué puedes controlar y qué no sin que eso te cause sufrimiento? ¿Sabes poner los límites a las personas de tu alrededor? ¿Sabes decir ‘no’? ¿Y cuidar tu espacio personal?

Hoy empezamos con un material para trabajar lo que está bajo nuestro control y lo que no. ¿Qué controlo y qué no controlo? Es una pregunta con respuestas complicadas y no siempre es lo que queremos oír, por eso es todavía más importante ser consciente y ACEPTAR lo que se escapa o no a nuestro control.

El material tiene un uso muy sencillo, la persona tiene que ir colocando en el círculo, que crea que corresponda, determinados aspectos (errores, metas, palabras, sentimientos… ) propios y ajenos. Acompañado de una reflexión sobre aquellos aspectos que nos cuesta más “soltar” y dejar fuera de nuestro control.

Es muy interesante utilizarlo con personas que sabemos de antes que tienen ciertas presiones, bloqueos, miedos, cargas emocionales, etc… para trabajar la aceptación de dejar a un lado lo que no depende de nosotros/as o no podemos cambiar.


¿Y ustedes? ¿De qué forma se cuidan? Déjanos en comentarios algún recurso que conozcas o perfiles relacionados con el cuidado. ¡Siempre es importante seguir aprendiendo!

Si te interesa este material, lo puedes descargar aquí.